ELABORACIÓN

Vierte el aceite sobre la paella y enciende el fuego. Una vez el aceite esté caliente, agrega el conejo y el pollo y sofríelos hasta el momento en que adquieran un color dorado. Recuerda darle vueltas a las piezas de carne a fin de que se hagan uniformemente. Ahora echa las verduras y rehógalas. Ahora vierte el tomate rallado y sofríelo de igual manera, removiendo continuamente.

Ahora es el turno del pimentón. Añádelo y remuévelo apenas un momento, enseguida debes verter el agua hasta los remaches de la paella para eludir que se queme.
Agrega el azafrán, el romero y la sal. Cuando el agua rompa a hervir, déjala unos cinco minutos en ebullición con fuego vivo. Ahora baja a fuego medio y déjala cocer entre veinte y treinta minutos.

Aviva el fuego y agrega el arroz. La manera tradicional de ponerlo es haciendo una cruz en el agua que está hirviendo y repartirlo de modo uniforme por la superficie del recipiente. Aprovecha ahora para probar y corregir de sal.

Manten el fuego fuerte a lo largo de unos diez minutos y reduce el fuego a la mitad a lo largo de un tiempo similar hasta el momento en que el arroz quede en su punto de cocción.

¡Buen provecho!